Nace de la Tradición

Corchos del Pigar nace de la tradición y el saber hacer. Es el resultado del trabajo de tres generaciones que han tratado con respeto la fabricación de tapones de corcho natural.

En Corchos el Pigar

Somos una empresa productora de tapones de corcho.

Somos una empresa productora de tapones de corcho, que está ubicada en el Polígono Industrial Galisteo, en la Provincia de Cáceres y que distribuye sus productos a toda España, Colombia, Chile, Perú, Europa y Latinoamérica

En Corchos del Pigar nos involucramos en todo el proceso de producción: desde que llegan a nuestras manos las planchas de corcho natural que son utilizadas para la fabricación de tapones con la finalidad de un buen embotellado.

Utilizamos los productos de más alta calidad, cumpliendo con las normas de la Food and Drug Administration (FDA) y de la Comunidad Económica Europea (CEE), a fin de proteger la materia prima. El trabajo se mantiene fiel a nuestro mayor compromiso: ofrecer un tapón de corcho de óptima calidad

Tapones Naturales

Indicado para toda clase de vino, crianza y reserva

Tapones de corcho lavados y desinfectados

Tapones Colmatados

Aptos para vinos Jovenes

Tapones naturales que han tenido un proceso de tapado de poro con polvo.

Tapones Microgranulados

Se utilizan para vinos Jovenes

Son tapones procedentes de granulado de corcho, con un granulado pequeño

Rabanada de Corcho

Tapones marcados y sin marcar

Rebanada de corcho natural procedente del proceso de fabricación de tapones (perforado)

Fabricamos una amplia gama de tapones

Desde que se extrae el corcho del alcornoque hasta obtener el producto final, la materia prima es tratada a través de diversos procesos y sometida a rigurosos controles de calidad. Corchos del Pigar ofrece diferentes tipos de corcho, con el objetivo de satisfacer las necesidades de diversas industrias y clientes.

Tapón natural, Tapón Colmado, Tapón Cónico, Tapón Microgranulado o Técnico, Rebanada de Corcho, Tapones Marcados y sin Marcar

Lo que nos hace únicos y responsables

Tenemos la capacidad de adaptarnos a los cambios, sin sacrificar el trabajo artesano y respetando siempre la materia prima.